¿Es posible superar la Modernidad occidental capitalista y de qué forma?

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 16)
  • Autor
    Publicaciones
  • #427

    SI es posible., La transmodernidad, en la que solo es posible la inclusión del binario Modernidad-Alteridad (Dussel, 1994). El proyecto transmoderno es una corelacion de lo imposible para la sola modernidad; es decir, es corelación de solidaridad que hemos llamado analéctica, es (el proyecto transmoderno) por subsunción real del carácter emancipador racional de la modernidad y de su alteridad negada. (Dussel 1994 p. 178)

    #432
    Melissa BohórquezMelissa Bohórquez
    Participante

    Dussel explica sobre la transmodernidad, que tiene que ver con eso que eurocentrismo (capitalismo) dejó de lado porque no lo entendían. Para superar esta Modernidad tan depredadora que describe Dussel es necesario estudiar para comprender cómo funcionaban las sociedades y civilizaciones indígenas que no eran entendidas por los intelectuales modernos. Dussel plantea estudiar lo que está al exterior (que no es entendible para la Modernidad) para virar a otras alternativas más respetuosas con el medio ambiente (por ejemplo).
    Me parece muy interesante su planteamiento porque me ocupo del estudio del trabajo, desde la ergonomía y el sentido o lo que representa el trabajo tiene su propia construcción cultural. Me aporta mucho conocimiento para comprender mejor lo que se encuentra al exterior de la comprensión del modernismo.

    Slds.
    Melissa

    #455

    “El principio de separación dis-tinción, -que no es el mismo que el de la identidad- (…) la dignidad del expulsado fuera del capital desde un futuro utópico viable futuro más justo, es una cuestión analéctica (…) , saber escuchar su palabra es tener conciencia ética (1). Afirmar la exterioridad es realizar lo imposible para el sistema (no había potencia para ello); es realizar lo nuevo, lo imposible para la totalidad, lo que surge desde la libertad incondicionada, revolucionaria, innovadora. Es negación de la negación desde la afirmación de la exterioridad.(2)
    La exterioridad es el hontanar insondable de la sabiduría, la de los pueblos vernáculos, dominados, pobres… Ellos son los maestros sabios de todos los sabios, y la filosofía es sabiduría.
    -Y ahora,
    ahora es llegada la hora del contracanto.
    Nosotros los ferroviarios,
    nosotros los estudiantes,
    nosotros los mineros,
    nosotros los campesinos,
    nosotros los pobres de la tierra,
    los pobladores del mundo,
    los héroes del trabajo cotidiano,
    con nuestro amor y con nuestros puños,
    enamorados de la esperanza.-” (3)

    ¿Es posible superar la Modernidad occidental capitalista y de qué forma?
    Sí es posible con reivindicaciones de los pueblos y culturales de los sures globales con visión naturocéntrica pero además con el arranque del largo proceso emancipatorio de concientización y praxis. Si lo aterrizamos a México, específicamente al momento histórico a favor de MORENA en el poder, se hace urgente decolonizar la educación, la lengua dominante, darle su lugar a la madre tierra como sujeta de derechos y trabajar en el reconocimiento de los pluralismos jurídicos al interior de esta nación que puede llegar a ser estado plurinacional como en Ecuador y Bolivia. Menciona Bartra que si el partido no se rige por los movimientos sociales puede derrumbarse lo construido.

    (1) “Filosofía de la liberación”, Dussel Enrique, México FCE, 2011 pág. 239.
    (2) “Filosofía de la liberación”, Dussel Enrique, México FCE, 2011 pág. 241.
    (3) “Filosofía de la liberación”, Dussel Enrique, México FCE, 2011 pág. 266.

    #456
    Leonardo CalzeroniLeonardo Calzeroni
    Participante

    La caída del muro de Berlín marcó simbólicamente en 1989 el fin de la modernidad y el inicio de una nueva etapa histórica, caracterizada por la globalización de la economía capitalista y de los mercados, que desencadenó contradicciones en los países occidentales que hoy socavan la estabilidad de los sistemas económico, social y político.
    El mismo modelo institucional y político de democracia representativa parece estar en crisis.
    Sin embargo, tanto los análisis políticos como las propuestas permanecen anclados a una visión eurocéntrica occidental -como lo hace el debate filosófico sobre la modernidad y la posmodernidad- independientemente de una visión mundial de la crisis y sus posibles respuestas. El resultado del enfoque democrático liberal dominante es la reducción de la crisis a un mero problema de gobernabilidad del sistema, que no cuestiona el modelo capitalista y esconde sus límites: destrucción del medio ambiente y creciente brecha entre países ricos y pobres, una condición de extrema miseria en la que se ve obligada la mayoría de la humanidad.
    La reciente pandemia mundial ha contribuido a acentuar estos límites y exacerbar esta brecha.
    Partiendo de las contradicciones del sistema capitalista, la tarea de una nueva visión política crítica es refutar la supuesta singularidad de la concepción de la historia mundial y del modelo de desarrollo occidental-eurocéntrico.

    #457

    Hola a todos,

    El vídeo nos explica que una manera de realizarlo es a través de la transmodernidad, que es: 1) dejar que los grupos que quedaron fuera del círculo de la modernidad, aprendan de ella, 2) aprenda todo lo que en la modernidad le sea útil, 3) regrese a su grupo y de ahí 4) saltar a una nueva modernidad (transmodernidad) en el que ayude a su grupo y a todos los que se encuentran en la modernidad.

    Muchas veces, me he enterado de gente que proviene de culturas que han sido abandonadas y cuando saltan a una ciudad más moderna (que sería como llegar a la modernidad), ya no quieren regresar a su mismo grupo, principalmente por la pobreza y falta de oportunidades en sus grupos. De este modo, para que funcione el proceso de transmodernidad, habría que asegurarle primero a las poblaciones fuera de la modernidad los mismos derechos que a las personas que viven alrededor de la modernidad.

    Saludos,
    Eduardo

    #458
    GABRIEL HERRERAGABRIEL HERRERA
    Moderador

    Hola a todxs…
    Muy interesantes todas las respuestas. Hay quienes se meten al tema desde la analécica como Rolando, o la Filosofía de la Liberación como Claudia, ambos temas bastante avanzados y especializados, pero necesarios para comprender lo referente a transmodernidad. Tanto Melissa, Leonardo y Eduardo su aporte centran el análisis en si es o no posible ir más allá de la modernidad, desde lo cultural despreciado por lo moderno (Melissa), las contradicciones del capitalismo y el modelo de desarrollo occidental eurocéntrico (Leonardo) y desde lo material señalando la justicia política y sistema de derecho. Sin embargo, se tiene que tener claro que lo que esta de fondo es que ya existen experiencias trasnmodernas que se están dando en este momento pero que no son hegemónicas y tiene como fundamento lo despreciado por la modernidad, riqueza que poseen los pueblos originarios de Abya Yala. El mundo urbano neoliberal, capitalista y su espejismo civilizador en su parte oculta es destrucción de la naturaleza, es decir, lo que da vida, la vida en generar. De no develar ese fetichismo se puede justificar proyectos como el Tren maya.
    Saludos

    • Esta respuesta fue modificada hace 6 meses, 3 semanas por GABRIEL HERRERAGABRIEL HERRERA.
    #471
    Roberto AvendañoRoberto
    Participante

    Considero que si es posible superar el discurso de la modernidad, pero como ya se ha mencionado, desde un análisis situacional de la misma, pero ahora con un enfoque transmoderno o del termino que algún otro sujeto le vaya a dar pero en este caso será desde una reflexión propia, con las categorías de semejanza que ayuden a construir ese otro mundo, esa otra realidad, esa otra forma de vida.

    #486
    Patricia CzelusniakPatricia Czelusniak
    Participante

    Como dice Dussel, es posible superar la modernidad a través de la transmodernidad. A través del reconocimiento de las culturas periféricas, negadas, explotadas y excluidas por la Europa moderna también por la Filosofía de la Liberación y por una Epistemología del Sur, como la defiende Boaventura de Sousa Santos.

    La Epistemología del Sur surge entonces como un conjunto de conocimientos emergentes, que fueron ignorados, silenciados, marginados y eliminados en forma de epistemicidio en nombre de la razón y el progreso. La epistemología como proyecto filosófico hegemónico cuyo objetivo es identificar una forma particular de conocimiento científico, será cuestionada por la epistemología en el Sur a través de una reconstrucción radical por las vivencias de los oprimidos, confrontando el pragmatismo y los límites de la crítica de la epistemología en un pensamiento abisal.

    #491

    Sim, é possível. Esta possibilidade esta ancorada na transmodernidade que construimos quando tomamos consciência do valor da nossa cultura explorada por meio da auto-consciência;em seguida dialogar criticamente com esta modernidade , o que na realidade não é fácil,mas possível para conquistarmos nossa autonomia como sujeitos que imersos nos porões da modernidade cria estrategias, possibilidades a partir de sua própria cultura .

    #504

    Considero que no es posible, porque si bien sabemos y tambien lo menciona el Dr. Enrique Düssel la historia ya esta hecha y hay cosas que no se pueden cambiar y lamentablemente el mundo se baso en Europa para hacer su industrial y sus modelos económicos, ademas de que en el mundo se maneja un sistema capitalista, lo que ha provocado ver al socialismo como amenaza o como un miedo latente, esta idea se generá por la influencia de una modernidad que no tiene respeto y tampoco tiene ética lo que se puede hacer es buscar rescatar en la cultura política esos dos valores.

    #1717

    Muchas gracias por sus aportaciones. La idea central de este video es que la superación del modelo hegemónico cultural y económico exige el diálogo entre quienes han sufrido la violencia y la exclusión, entre las comunidades y pueblos periféricos que requieren una serie de nuevos derechos para poder participar simétricamente en la configuración de un nuevo orden mundial realmente horizontal y plenamente respetuoso de las culturas que son siempre distintas. ¿Cómo lograrlo? Por la analogía de la comunicación política desde abajo que permite traducir las distintas reivindicaciones a nivel internacional que surgen de las vivencias concretas de los pueblos y de las comunidades en busca de la afirmación de su dignidad. Esta analogía es analéctica pues tiene por contenido a la vida humana en su plena realización comunitaria. Es analogía por que supera en la re-elaboración de todo lo proporcionado por la técnica moderna pero adaptado (o amoldado) a las necesidades concretas de quienes luchan por una nueva realidad. No se descarta todo de la modernidad sino que se le demanda lo mejor que tenga para resolver y atender las necesidades más apremiantes de la humanidad (en materia de salud por ejemplo). La modernidad es así utilizada para poder salvar y dignificar las vidas. Porque el criterio ya no es la tasa de ganancia sino la vida, y la vida justa. Tenemos mucho por dialogar al respecto.

    #1723

    Sí, es posible superar la Modernidad occidental capitalista, y no sólo es posible, sino que es necesario.

    ¿Cómo? Esa es una pregunta fundamental, muy difícil de responder, aunque Dussel nos expone una propuesta racional, comenzando con el reconocimiento del Otro, de la Exterioridad, en contraparte a la Totalidad modernizante, que se funda en el capital y que a su vez, tiene su fundamento en la valorización del valor, es decir, en la ganancia.

    Primero, siguiendo a Dussel, se requiere del reconocimiento de la Exterioridad y, segundo, un diálogo entre iguales, horizontal, entre la Modernidad y su Negación, para construir propuestas trans-modernas, es decir, fuera de la Modernidad, que es occidental y capitalista.
    Sin embargo, destaco una posición de Dussel en el video expuesto para esta sesión: no se trata SÓLO de un diálogo entre iguales, sino de un diálogo entre posturas críticas dentro de la cultura moderna y dentro de las culturas de la Exterioridad, pues de lo que se trata es de generar una nueva propuesta, que rescate la Exterioridad pero que tome las “mejores” cosas tanto de la Modernidad como de la Exterioridad.
    Por ejemplo, y a riesgo de caer en un error por no conocer a fondo los fenómenos, las nuevas constituciones de Bolivia y Ecuador son ejemplos de propuestas basadas en un proyecto que ligeramente tiende a la trans-modernidad porque reconoce derechos comunitarios y de sujetos que anteriormente no existían para estos Estados Nacionales, como la Tierra o la Pachamama, pero no han dejado de tener una base económica de relaciones capital-trabajo asalariado. Es decir, ya se cuenta con elementos Modernos y de la Exterioridad, sin embargo, como dice Gabriel, se trata de propuestas que no son hegemónicas.

    Ahora, retomando una idea de Gabriel, sobre el fetichismo de la sociedad Moderna, o más de fondo, el fetichismo del Capital, desde una perspectiva marxista con la noción del fetichismo de la mercancía, expuesto por Marx, en el primer tomo de El Capital, lo más complicado de ese fetichismo es que es un fetichismo material, es decir, lo podemos develar, y podemos estar conscientes de que existe, de que la Modernidad es una negación de la Exterioridad, pero eso no es suficiente para eliminarlo.
    Ya para cerrar este comentario acudo a una interpretación del fetichismo en el capitalismo que hizo Holloway en 1990, en su artículo “Crisis, fetichismo y composición de clase”, en el cual argumenta que el fetichismo es un proceso de fragmentación de las relaciones sociales y que son unificadas bajo un proceso de homogeneización; como lo entiendo, retomando las clases que hemos tenido en este curso, un ejemplo sería: el Yo conquisto moderno rompe, separa, fragmenta nuestras relaciones sociales en las que se basa nuestra reproducción como sociedad, nuestra reproducción de vida (lo mismo hace el Desarrollo o las políticas de desarrollo de la Modernidad) y luego, el Yo pienso Moderno, nos une a todos como sociedades libres y democráticas, en lo que lo común, lo legal y lo válido es que unos exploten a otros y unos puedan apropiarse de más riqueza que Otros aún a costa de la vida de los Otros. Al final, se trata de una fragmentación de la vida y una unificación de la reproducción de la vida a partir de la dominación para favorecer la acumulación de riqueza en pocas manos.

    Romper ese fetichismo, por tanto, es romper esa dominación, que no solo es ideológica, sino también política, económica, cultural, etc. Por tanto, las respuestas no pueden ser sólo políticas, sino en diversas esferas de la vida, pero eso sí, con base en la Exterioridad negada.

    Saludos!

    #1750

    Sí, es posible en tanto seamos capaces de formalizar nuevos proyectos que partan desde lo que el Dr. Dussel denomina transmodernidad. Los sistemas y modelos ecomómicos, políticos, sociales, etc. en los que nos desenvolvemos fueron planteados y se han desarrollado desde la Modernidad, donde “una razón particular se impone universal, y domina las otras razones”, de tal forma que nos desenvolvemos en un mundo eurocéntrico y capitalista, que de paso desplazó todo contenido originario que no les fuera útil.

    De esta manera, desde la exterioridad debemos llevar a cabo el proyecto transmoderno, del que E. Dussel plantea tres momentos: 1. Tomar conciencia de lo propio. Al estar inmersos en un mundo moderno capitalista es normal que estemos alienados (en cierta medida) de nuestro origen, por lo que el primer paso es tomar conciencia del valor de nuestro origen, y esto no puede darse sino dentro de las estructuras del sistema moderno capitalista que nos engloba.
    2. El segundo momento requiere Dialogar con la Modernidad, donde las comunidades originarias deben elegir las herramientas, conceptos, categorías, teorías, etc. desarrollados en la Modernidad para darle forma a su pensamiento originario. Si la modernidad capitalista nos ha mostrado que emplea dichas herramientas, conceptos, categorías, teorías, etc. para generar mayores ganancias (en tanto capitalistas), las comunidades originarias harán función de ello para el desarrollo de lo propio.
    3. El tercer momento es el Desarrollo Autónomo, es decir, la trascendencia de lo propio desde la exterioridad impuesta por la modernidad capitalista-eurocéntrica. De esta forma las sociedades que para la modernidad son exteriores podrán, mediante su desarrollo autónomo y la unión de sus semejanzas, lograr la trascendencia de la modernidad.

    #1751

    José Christian Hernández, el diálogo al que te refieres sólo puede efectuarse tomando como base la exterioridad. Este dialogo solo puede darse de afuera hacia adentro ya que la modernidad niega el conocimiento exterior, por lo tanto, las posturas críticas dentro de la modernidad (que inclusive abordan temas referentes a culturas periféricas), siguen siendo críticas de la Modernidad hacia sí misma.

    Para que esto pueda trascender las comunidades originarias exteriorizadas deben tomar conciencia de su propio valor, utilizar los medios útiles desarrollados en la modernidad y así lograr el desarrollo autónomo. Aún así, se requerirá un diálogo pero esta vez entre pueblos exteriorizados (diálogo sur-sur) que permita a través de las semejanzas trascender las imposiciones negativas de la Modernidad.

    El ejemplo que das sobre las experiencias de Bolivia y Ecuador pueden ser indicadores de estos proyectos, puesto que estos pueblos guardan muchas semejanzas tanto en su comprensión de la Tierra, como en otros aspectos; si estas culturas lograran unificarse con base en las semejanzas producto de sus orígenes, podrían lograr la hegemonía que revierta la negatividad de la modernidad.

    Sin embargo, todavía hay muchos aspectos como la economía, las tecnologías, el mundo digital, etc. que están en constante evolución y de los cuales también es preciso emanciparse. Como lo menciona Dussel, es un proceso que necesitará de mucho tiempo para lograr concretarse.

    #1794

    Estoy de acuerdo contigo, compañero Alejandro Gómez, excepto por una afirmación que, desde mi punto de vista, debe matizarse.

    Señalas: “el diálogo al que te refieres sólo puede efectuarse tomando como base la exterioridad”.

    Sin embargo, el matiz que señalo es el siguiente: “no se trata SÓLO de un diálogo entre iguales, sino de un diálogo entre posturas críticas DENTRO de la cultura moderna y DENTRO de las culturas de la Exterioridad, pues de lo que se trata es de generar una nueva propuesta, que rescate la Exterioridad pero que tome las “mejores” cosas tanto de la Modernidad como de la Exterioridad”.

    Si no hay ese matiz, de rescatar las posturas críticas de las culturas de la Exterioridad y de la Modernidad (que no únicamente es la corriente posmoderna), se cae en el riesgo de apoyar el proceso de dominación.

    Rescato este fragmento que desarrolla el Dr. Dussel en el Capítulo 4 de este curso, entre los minutos 29 y 31.

    “Todo crítico de toda cultura le sirve a las demás culturas. Por eso es que yo también creo que el diálogo trans-moderno no es entre los que conocen cada cultura, los sabios de cada cultura, sino entre los críticos de cada cultura y (que) desde los recursos críticos de su propia cultura están elaborando un desarrollo crítico de su propia cultura; esos (son) a los que hay que reunir para el diálogo trans-cultural; si no, se transforma en un budista que se reúne con un aymara y con los demás y hacen “la gloria de mi cultura” y ¿para qué sirve?, para apoyar la dominación.”

    Saludos

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 16)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.