La revolución de las conciencias desde el trópico tabasqueño – Felipe de Jesús Sánchez Arias

Por: Felipe de Jesús Sánchez Arias

Desde los albores de nuestra patria, mexicanas y mexicanos hemos enfrentado a sangre y fuego a nuestros tiranos, en búsqueda de la libertad y la justicia tanto individual como colectiva. De norte a sur, del Golfo al Pacífico, no ha habido ni un solo rincón del país en el que no se haya puesto a prueba la valentía y el sacrificio de nuestra gente por el porvenir. Por ello es realmente un orgullo decir, ante el concierto de las naciones, que nuestro país se funda en un pueblo tan combativo como lo es el nuestro.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, y en pleno siglo XXI, tras llevar a cabo tres revoluciones armadas, estamos con las condiciones para nuevamente llevar a cabo una transformación más, pero ahora por la vía pacífica; una que trace sensiblemente, una línea del antes, y otra de un después, en la vida pública nacional. Con jactancia, puedo decir también, que esta cuarta transformación inició en el caluroso y húmedo trópico del sureste mexicano; específicamente desde Tabasco, cuando por allá de los años ochenta, un joven político de apellidos López Obrador, iniciaba una afrenta -en aquel entonces local-, para revolucionar y componer, un sistema político putrefacto ya, desde hacía muchos años. Hoy, tras más de 30 años de iniciar esa lucha, lo está logrando a nivel nacional.

Se dice muchas veces, que la política es de tiempos y circunstancias, y ambas se conjugaron para que, de alguna manera, en la Villahermosa de finales de los sesentas, el hoy político idealista, en su pubertad, coincidiera con un profesor de civismo que lo marcaría de por vida, su nombre: Rodolfo Lara lagunas. Mediante la docencia, Rodolfo sembró ideas revolucionaras, ideas sobre justicia e igualdad, sobre un país que se había fundado por el sacrificio de mujeres y hombres ilustres y cuya mejor forma de honrarlos, era a través de una práctica nacionalista de la vida cívica. Esto hizo volar la conciencia de aquel joven entusiasta y lo proyectó a tal grado que hoy dirige la nación, con leal pulcritud a dichos ideales políticos.

Si esa práctica docente -con una efímera temporalidad en la vida de un hombre-, ha generado una hecatombe en la política nacional, -con consecuencias para toda la región y el hemisferio-, vale la pena preguntarse: ¿No acaso deberíamos imitar dicha acción? La respuesta claramente es sí, y a esa cita obligatoria para quienes luchamos por un mejor país, la denominamos: la revolución de las conciencias. Y ciertamente, la revolución de las conciencias que ayude a concebir y sobre todo a apuntalar, el cambio de régimen que involucran las labores de transformación impulsadas desde la presidencia de la república, es uno de los más grandes retos que nuestro partido-movimiento comparte con los más de 30 millones de mexicanas y mexicanos que en el pasado 2018, depositaron a través de las urnas, sus anhelos de cambio verdadero.

Ante tal desafío, pocos meses después del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, desde Tabasco, bajo la dirección de su otrora profesor de secundaria, Rodolfo Lara Lagunas, y con la colaboración de un servidor, empezamos dicha travesía. Contamos con todo el apoyo de la dirigencia estatal de morena, y la suma de esfuerzos de distintas personas comprometidas bajo la misma causa. Vale la pena decir que no iniciamos de cero, la práctica docente por 50 años del profesor Lara se vieron reflejados en su ejercicio político para la formación.

También, con anterioridad al 2018, se tenía la experiencia sobre la constitución de “círculos de estudio” como herramienta para la formación política con el “Movimiento Nacional por la Cuarta Transformación”, agrupación integrada por tabasqueñas y tabasqueños de los diecisiete municipios del estado cuyo objetivo general, era concientizar sobre el “Proyecto Alternativo de Nación del Movimiento de Regeneración Nacional”, de cara a las elecciones de 2018. Se recorrió el estado, aplicando el método pedagógico de “la escuela al revés”, escuchando a la gente, sus dudas e inquietudes e invitándolos a sumarse al proyecto de nación; incentivando de paso, el hábito de la lectura, y construyendo de manera horizontal, acuerdos y conocimientos.

Durante dicho periodo, formamos conciencia, apoyamos al partido, a sus candidatas y candidatos mientras al mismo tiempo, forjábamos lo que a la postre, nos serviría como diagnóstico para emprender los trabajos de formación política desde el partido. Ya en el 2019, -tras un acuerdo con la dirigencia estatal-, en la nueva sede del comité ejecutivo estatal fueron dispuestas tres aulas, con todo el equipo y mobiliario para la impartición de clases, con capacidad cada una para hasta, 25 personas.

En más de un año, como nunca antes se había hecho, la sede de morena se volvió la auténtica casa de las y los morenistas del estado; un genuino partido de puertas abiertas, donde cientos de personas, semana con semana, iban y venían de las aulas que se convirtieron en espacios de cohesión, pero también de debate. Donde se reflexionaba el proyecto de la cuarta transformación a partir del estudio del pasado y se proponían soluciones a las problemáticas locales y nacionales del presente y del futuro.

Elaboramos para ello, dos programas de formación para ser atendidos desde las aulas, el primero lo denominamos como “Programa de Capacitación y Orientación profesional (PCyOP)”, el cual tenía como propósito la profundización de conocimientos y competencias en un área o campo profesional, generalmente en términos ya de especialización o de dominio dentro de dicha área o disciplina, tanto para la militancia como para la ciudadanía en general, con un enfoque de izquierda y de género de forma transversal. Los cursos dentro de dicho programa variaban, pudiéndose incluir desde temas de economía, política, filosofía, derecho, sociología y más.

El segundo era el “Programa Básico de Formación Política (PBFP)”, este programa tenía como objetivo que las y los protagonistas del cambio verdadero contaran con los conocimientos que les permitiera entender los conceptos básicos no solo del proyecto de la cuarta transformación sino de las tres transformaciones anteriores, además de conocer los documentos básicos en los que se basa nuestro partido y con los que se impulsa el cambio verdadero, a través de: su “Declaración de principios”, “Programa” y “Estatuto”.

El programa incluía dos cursos, seriados, es decir, contaban con el siguiente orden: el “Curso Básico de las Transformaciones de México” y después, el “Curso de Documentos Básicos”. El primero compuesto por tres sesiones de tres horas cada uno, que incluía lecturas comentadas de dos colecciones editoriales, la primera denominada “Las transformaciones de México” con 7 ediciones y la segunda “Historias que contar”; y cine-debate (las películas proyectadas eran “La rosa blanca” y “Viva Zapata”). El segundo curso compuesto de 6 sesiones, dos para la “Declaración de principios”, dos para el “Programa” y dos para el “Estatuto” del partido.

Simultáneamente a las actividades en las aulas, cada fin de semana, un facilitador solía recorrer las comunidades y cabeceras de los municipios, con conferencias, para poder llevar la formación política a los lugares más apartados de la capital del estado. En conjunto, conferencias en territorio y cursos dentro de las aulas, se logró atender a más de 6 mil personas de febrero de 2019 a marzo de 2021, cuando por infortunios de la vida, llegó la pandemia del COVID-19 y detuvo lo que, hasta ese momento, se había convertido en el principal quehacer partidista.

Al momento del inicio de la emergencia sanitaria, nos encontrábamos en una nueva etapa de nuestra ruta con la cual, se buscaba masificar los trabajos de formación política; puesto que, pese al buen número de personas alcanzadas en un año, en un estado con más de 200 mil militantes, el verdadero objetivo por cumplir todavía se antojaba bastante distante.

La estrategia, era crear lo que llamamos como “Equipo Vanguardia”, un conjunto de entre 30 y 40 personas con la idoneidad para replicar los cursos y conferencias y con la formación política adecuada para tal efecto. Para el primer reto, la idoneidad de replicación en dichas personas, nos asistimos de los Comités Municipales; cuando en pleno respeto de las estructuras partidistas en el estado, les solicitamos que nos enviaran un grupo respectivamente de 10 personas a la capital del estado, recibiendo en total 170 personas (Tabasco cuenta con 17 municipios). Alcanzamos a recibirlos antes del arribo de la pandemia, y estábamos en proceso de depuración cuando de forma tempestuosa, tuvimos que pararlo todo. La idea era asignar, de manera estratégica, facilitadores de ese equipo vanguardia para cada municipio, y replicar nuestro éxito en la capital, en cada uno los rincones de Tabasco.

Tras las primeras semanas de encierro obligatorio, con profunda tristeza de no poder continuar en contacto físico con la militancia. Optamos por trasladar nuestras actividades al espacio digital, donde poco a poco, fuimos recuperando nuestra recepción en la gente. Iniciamos con el proyecto “Círculos de discusión virtual”, el cual consistía en un programa de transmisión semanal en Facebook, bajo un formato de conversatorio, en el cual tres o más personas discutían durante un tiempo máximo de 90 minutos algún tema en particular o de coyuntura. También ejecutamos un “Programa de videoconferencias” que primeramente se habían planeado para haberse llevado a cabo de manera presencial. El formato como se menciona, de conferencia, fue ejecutado desde la plataforma “Zoom”. A la reunión virtual asistían los invitados e invitadas, la o el moderador que operaba la sesión, y la o el conferencista quien exponía, a través de diapositivas su información. Al final se respondían de manera interactiva, entre los asistentes a la conferencia, preguntas y comentarios del tema.

Junto a la posibilidad de uso de las plataformas digitales, encontramos otro factor que buscamos no solo aprovechar, sino también incentivar en las mismas plataformas: La proactividad.  Para ello, se elaboró una biblioteca virtual que pudiera visitarse en cualquier momento y disponibilidad de la ciudadanía, integrada a partir de una consulta a la militancia con preguntas directas como: 1) ¿Qué libros había leído en los últimos meses? Y; 2) ¿Cuáles habían sido de izquierda? políticamente hablando. En total completamos un conjunto de 27 libros, divididos en tres bloques: A, B y C. Se sugirió que primero se leyeran los del bloque A, luego los del bloque B y finalmente los del bloque C. Así mismo se sugirió que se leyeran siguiendo el orden numérico dentro de cada bloque, la intención principal de esto, era facilitar al lector su compresión según su hábito de lectura, siendo los primeros más digeribles que los últimos.

Andando el tiempo, nos sumamos también a las actividades que el Instituto Nacional de Formación Política ha dispuesto para todo el territorio nacional. Específicamente la de constituir en cada estado, una red de círculos de estudio. Dispusimos para ello, material de estudio suficiente: 1) La biblioteca virtual; 2) las colecciones “Historias que contar” y “Las transformaciones de México; 3) la versión digital del periódico “La jornada” (enviada diariamente a nuestros grupos en WhatsApp); 4) libros que editamos desde el partido a nivel estatal; 5) síntesis de las mañaneras y; 6) folletos, dípticos y demás materiales existentes.

Con todas las acciones emprendidas, anteriormente descritas, buscamos cumplir dos propósitos fundamentales: 1) crear una militancia cohesionada ideológicamente que permita consolidar nuestro partido como el andamiaje del proyecto de transformación y; 2) Crear cuadros políticos con los mismos ideales que hicieron a nuestro hoy presidente de la república emprender dicha transformación nacional. No estamos seguros de los alcances que hayamos tenido, puesto que, como quien labra la tierra para la siembra, habremos de esperar la cosecha. Pero de lo que sí estamos seguros, es que no solo fue una experiencia gratificante y exitosa, sino que también debe ser replicada, por el bien de México y de nuestro proyecto, en toda nuestra gran nación. Al tiempo.

One thought on “La revolución de las conciencias desde el trópico tabasqueño – Felipe de Jesús Sánchez Arias”

Deja un comentario